En la muerte de José Guardiola

Publicado el abril 09, 2012

La música pop española está de luto por la muerte de uno de sus pioneros, José Guardiola. Tuve la oportunidad de saludarle muchas veces en las reuniones de AIE  ( Sociedad de Artistas) antes de mantener con él unas  largas conversaciones  en las que me contó anécdotas de su vida musical, que tenía muchas y muy jugosas.  Fue en 2004 con motivo del encargo que recibí de la discográfica Rama-Lama de hacer la biografía y los comentarios de un disco que se centraba en su etapa en Vergara y Ariola, entre los años 1963 y 1971, la época del famoso Estrella errante que, por cierto, fue lo primero que aprendí a tocar con la guitarra.

Como el sello discográfico ya había editado tres volúmenes  de nuestro crooner, decidí hacer algo diferente para no repetir lo que ya se había publicado y conversar con él recordando detalles del repertorio y las vivencias de aquellos años.

Toni Subirana con José Guardiola en 2007

Toni Subirana escribió el promenorizado texto del librito que acompaña este CD.

Estuvo muy generoso conmigo y sin prisa fue rebuscandoo en sus recuerdos, nos llevó un par de tardes en las que yo disfruté mucho y él también me agradeció que me preocupara en explicar cosas nuevas de su carrera. Creo que fue una estrella  sin dejar de ser nunca un verdadero trabajador de la música. Descanse en paz.

Muchos años antes de nuestro encuentro para la biografía de Rama-Lama escribí una entrada para una enciclopedia que se editó en Portugal y que aquí reproduzco.

José Guardiola

José Guardiola Díaz de Rada nació en Barcelona el 2 de octubre de 1929. Alentado por el cura de la parroquia, que intuyó en él sus posibilidades como intérprete, empezó una formación musical académica. Cursó estudios de violín en el Conservatorio Superior Municipal de Música de Barcelona donde recibió un premio de honor de saxofón. Dio sus primeros pasos artísticos en una orquesta de baile llamada “Los magos del ritmo”.  Como muchos de sus colegas barceloneses era un gran aficionado al jazz y llegó a integrar una big-band llamada The crazy boys . Ahí lo descubrió Luis Rovira, a principios de los cincuenta, y lo incluyó como vocalista en su orquesta con la que realizó giras por el extranjero. Luego pasó por otras formaciones como la Orquesta Liders, que tocaba en el salón Rigat de su Barcelona natal, y los Glorys Kings donde adoptó el nombre artístico de José Díaz. En 1954 grabó su primer disco con la canción Estela que pertenecía a la banda sonora de una película. Este primer intento discográfico no tuvo ninguna repercusión.

José Guardiola en sus inicios

La popularidad no le llegó hasta 1957, ese año Joaquín Soler Serrano lo presentó en su programa de radio. Del estudio de la emisora saltó al estudio de grabación de La voz de su amo donde grabó su primer disco, Yo soy americano. En esa misma editora grabaría muchas adaptaciones de temas anglosajones como  Macki el Navaja(Mc. the Knife) o Dieciséis toneladas (Sixteen tons). Este último tema le fue de perlas para demostrar sus envidiables cualidades vocales, exhibiendo un registro de voz grave inédito en los cantantes del momento, además llegó a vender cuarenta mil copias en poco tiempo que en esa época no estaba nada mal.  En 1962 llegó el gran éxito de Di papá a dúo con su hija Rosa Mari que superó en ventas a Sixteen tons, esta lacrimógena canción marcó indeleblemente su carrera.

Este disco nos hizo llorar a muchos

También grabó en catalán, siendo pionero en adaptar a este idioma temas modernos como el Piote, de Domenico Modugno o Come prima que en nuestro país popularizó Tony Dallara. Bobby Deglané lo presentó en su programa de Radio Madrid, “Cabalgata fin de semana”, cantando en la lengua de Verdaguer, algo insólito cuando aún estaba por nacer la “Nova cançó”…Algunos le empezaron a llamar “Pepe Hucha” (hucha en catalán es “guardiola”).

En 1963 participó en el Festival de Eurovisión con el tema Algo Prodigioso, situándose en un puesto muy discreto y cambió de casa discográfica, decantándose por un repertorio más latino donde menudearon sus versiones de temas de Domenico Modugno, estrella indiscutible de los Festivales de Sanremo de la época, (Nel blu dipinto di blu, Piove, Dio come ti amo, Stassera pago io); de Gino Paoli (Sapore di sale); de Jimmy Fontana(El mundo); de Charles Aznavour (Venecia sin ti, Los comediantes); de Richard Anthony (En Aranjuez,con tu amor), etc. Diez años estuvo en la discográfica Vergara que complementaba con Ariola para el mercado alemán en el que durante tres años fue muy bien recibido.

A mediados de los sesenta su estilo quedó algo desfasado pero con la moda de la música “camp” de los años setenta volvió al candelero, su éxito más recordado de esta etapa fue Estrella errante siguiendo en la línea de registro grave que tanto le había favorecido en su interpretación de Sixteen tons.

Aunque dos años consecutivos fue reclamado en Venezuela no se tomó mucho interés el “hacer las Américas”. En cambio se hizo asiduo de los festivales : el ya comentado de Eurovisión, el de Benidorm, el de Andorra y el del Mediterráneo. A este último, que se celebraba en Barcelona, concurrió en tres ediciones seguidas, del 60 al 62, con los temas Caminito del alma,Presentimiento y Nubes de colores que obtuvieron el cuarto, el segundo y el primer premio respectivamente.

Fue el único que se codeó con los grandes triunfadores del momento, el Dúo Dinámico. Guardiola representaba el conservadurismo en la canción mientras que el Dúo era la ruptura dentro de un orden. La toma de posición por parte de los seguidores de la música moderna, era tan obligada en Barcelona como lo  fue más tarde ser de Serrat o de Llach o ser del “Barça” o del Español, por cierto  este último equipo es una de las pasiones de Guardiola junto con el ciclismo que nunca ha dejado de practicar.

Hasta el día de hoy José Guardiola ha seguido actuando en el circuito de salas de baile de lujo y fiestas mayores, principalmente en el área catalana, es un personaje muy querido por un público que acude puntual a su cita con el cantante y viceversa. Tampoco se ha ausentado del mercado discográfico, en 1994 sacó a la luz dos discos  recopilatorios (uno en castellano y otro en catalán), conmemorando sus cuarenta años en el mundo de la música.

José Guardiola en su madurez

Se dio a conocer como “versionero” porque en la época en la que él empezó los cantantes internacionales no adaptaban sus temas a la lengua de Cervantes y los españoles, quizá más cuerdos que ahora, aceptábamos que no sabíamos inglés. Por eso Guardiola nos hizo un gran favor.

© Antonio Subirana