En la muerte d Armando Manzanero

Publicado el diciembre 12, 2020

images (2)Hoy, lunes 28 de diciembre de 2020, se nos ha ido, víctima de la Covid, el gran Armando Manzanero. Siempre admiré sus inspiradas melodías y su manera de decir esas letras, aparentemente sencillas, que abordaban desde distintos puntos de vista, las etapas por las que puede pasar una relación amorosa.  Tuve la oportunidad de verlo en directo el 22 de enero de 2003 en una actuación que realizó en el Palau de la Música Catalana y al final tener una breve conversación con él, un tipo muy amable y de humor chispeante. A modo de homenaje recupero un breve perfil biográfico que escribí en el año 2002.

 

ARMANDO MANZANERO

En plena época beat, este excelente compositor puso el contrapunto romántico en la banda sonora de muchos novios que todavía hoy guardan en la memoria sentimental sus canciones, entre los mejores recuerdos de aquellos maravillosos años.

images (1)Armando Manzanero nació en Mérida, Yucatán, México, el 7 de diciembre de 1935 en el seno de una modesta familia de ascendencia maya. Su padre era un cantante de tercera fila y su madre una bailarina de folklore. Su talento se hizo notar de forma precoz, a los ocho años inició sus estudios de piano y a los doce empezó a ganarse la vida tocando en una orquesta de circo antes de formar su propio grupo, el Conjunto Tropical. Más tarde marchó a Ciudad de México, donde se integró en varias orquestas. A los catorce años empezó a componer canciones —la primera fue Nunca en el mundo— demostrando una gran habilidad para retratar situaciones de temática amorosa y sorprendiendo por su facilidad para crear melodías inspiradas y pegadizas. Sin embargo, sus primeras composiciones no hallaron el eco esperado en Ciudad de México, y sus gestiones para que algún intérprete las hiciera famosas resultaron infructuosas. La suerte cambió cuando en 1964 compuso el tema Voy a apagar la luz que se convirtió en un gran éxito en la voz de Lucho Gatica al que durante un tiempo acompañó al piano. También sería el pianista de otros intérpretes como Carmela y Rafael, Angélica María o Daniel Riolobos. Como intérprete,  no se dio a conocer hasta 1967. Su voz ronca y su escasa estatura le alejaban del estereotipo que se espera de un solista de canción romántica y ni siquiera él mismo creía que tuviera aptitudes para defender sus propias composiciones en un escenario. De hecho él siempre ha mantenido que no es un buen cantante, aunque admite que sabe “decir” las canciones. En este aspecto su carrera guarda un cierto paralelismo con la de Charles Aznavour, artista que como él supo introducir el aspecto más carnal de las relaciones amorosas en las canciones sin herir susceptibilidades. En 1967 le convencieron de que  grabara sus propias canciones, que en poco tiempo pasarían a formar parte del repertorio romántico universal: Adoro, su primer éxito; Contigo aprendí, una de las preferidas del compositor; Esta tarde vi llover, la que ha tenido un mayor número de versiones en la voz de otros intérpretes; No, Puedo morir mañana, Ya te olvidé, Esperaré, Pensando en ti, Eso eres para mí, Mía, Tengo, Aquel señor… El éxito de Manzanero estribaba en cantar los boleros con sencillez, un rasgo que le acercaba al público joven que no se identificaba con la ampulosidad interpretativa de los antiguos boleristas. Él, ciertamente, no poseía una voz maravillosa, pero sí agradable para escuchar en los momentos de intimidad. Su gran sentido musical revierte además en su forma de interpretar, posee un gusto exquisito para introducir bonitas variaciones en la interpretación de sus temas eternos, haciendo que siempre parezcan nuevos.

En 1993 celebró su treinta aniversario como compositor de boleros con un concierto de homenaje, organizado por la Universidad Autónoma de México, en el que pudo constatar la pasión que despertaban susimages (2) composiciones entre el público más joven. Para Manzanero aquel concierto supuso una experiencia inolvidable que le permitió sentir un calor especial que no notaba en los cabarés y salas de fiestas donde normalmente el cantante realizaba sus presentaciones en directo. Su obra ha resistido muy bien el paso del tiempo, algo que no extraña al propio interesado, quien afirma “el bolero permanece y nunca pasa de moda porque lo que se hace bien dura para siempre”. Manzanero suele recordar con orgullo que muchas parejas se han enamorado escuchando alguna de las más de cuatrocientas composiciones que integran su discografía, muchas de las cuales triunfaron en el difícil mercado anglosajón –es el caso de la versión inglesa de Somos novios (It’s imposible)— en las voces de estrellas como Frank Sinatra, Tony Bennett, Perry Como o Elvis Presley, y han merecido la atención de orquestas como las de Frank Pourcel, Paul Mauriat o Ray Conniff. Entre los intérpretes latinos, Manzanero recuerda con especial cariño a Carlos Lico y al cubano Roberto Ledesma. Entre los que han cosechado mayores éxitos internacionales cabe citar a Roberto Carlos  y a Luis Miguel, uno de los principales revitalizadores del bolero en los últimos años. Entre los cantantes españoles destacan las cantantes Salomé y Amaya.  La que fuera ex solista del grupo Mocedades, para su tercer trabajo en solitario, Seguimos juntos, de 1989, recurrió exclusivamente a un repertorio compuesto por Armando Manzanero especialmente para ella. El compositor se encargó también de la producción del trabajo, que contó con los arreglos de Eduardo Leyva. Después de hablar contigo fue el tema elegido por el autor para cantar a dúo con la intérprete.

©Antonio Subirana

Tags: ,

Categorías: QUERIDOS Y ADMIRADOS COLEGAS


Comentarios cerrados