Tal día como hoy…

Publicado el febrero 2, 2014
Toni Subirana a los pocos meses con su madre

Toni Subirana a los pocos meses con su madr

A las 13.36 h. de un 4 de febrero como hoy nacía yo en la clínica Dexeus de Barcelona. Mi madre siempre espera esta hora exacta para llamarme. Yo sé que lo hace para estar juntos ese instante, intentando revivir los últimos momentos que estuvimos solos ella y yo…con esta frase acaba la canción que le escribí y que hoy se la vuelvo a cantar, en este día en el que debutó como madre…luego repetiría la experiencia seis veces más. Esta chica tan mona de la foto es mi madre y el bebé reluciente soy yo. Aunque soy muy pudoroso para estas cosas la comparto con todos vosotros agradeciendo de todo corazón vuestras felicitaciones.

http://open.spotify.com/track/2WGgOAk0INQExiFHj6yCPH

MAMÁ Y YO

Letra y música: Toni Subirana

Pasamos más de veintiún años sin conocernos,
sin presentirnos, sin echarnos de menos,
hasta que un día de mayo
fue tu propio calendario
el que anunció mi llegada para febrero.

Aún reverberaba el órgano en “San Severo”
donde un primero de abril diste el “sí quiero”.
de tu niñez te alejaste
llevando por equipaje
aquel “Sur ma vie”, promesa de amor eterno.

Contenta me hiciste sitio en tu breve cintura,
mi dulce prisión durante nueve lunas,
donde modificaría
tu silueta de bailarina
madurando en tu estival temperatura.

Yo fui haciéndome notar,
cada día un poco más,
y así vivimos dos vidas en una.

Mamá, mamá,
te nombro y sólo tu nombre
consuela a este niño-hombre.
Mamá, mamá,
tu nombre da paz y alivio
al hombre que aún es tu niño
que aún cree estar a salvo con tu presencia,
que no concibe la vida sin tu existencia,
que en cada pequeña derrota,
cada vez que se apaga una luz,
piensa que todo el mundo es idiota
menos tú.

Notaba tus manos palpándote la barriga,
prediciendo que era niño y no era niña,
descifrando mis posturas
con tus caricias a oscuras
que a veces correspondía con pataditas.

Y yo era en sus horas de ausencia tu compañía,
compartiendo tu espera de primeriza,
“De España para los españoles”,
sardanas y pasodobles
que allá en tierra extraña igual te conmovían.

“Et j’entends siffler le train”,
“With the Beatles”… un “pick-up”
ponía banda sonora a aquellos días.

Mamá, mamá,
te nombro y sólo tu nombre
consuela a este niño-hombre.
Mamá, mamá,
tu nombre da paz y alivio
al hombre que aún es tu niño
que aún cree estar a salvo con tu presencia,
que no concibe la vida sin tu existencia,
que en cada pequeña derrota,
cada vez que se apaga una luz,
piensa que todo el mundo es idiota
menos tú.

Y ahora que me he vuelto un monstruo al hacerme adulto,
revivo esos meses que fui sólo tuyo
y añoro aquellos momentos,
por ser los últimos momentos,
que estuvimos solos tú y yo.

©Antonio Subirana

Tags: , ,

Categorías: CUALQUIER TIEMPO PRESENTE


Comentarios cerrados