25 años de la presentación del primer disco de Toni Subirana

Publicado el marzo 16, 2012

25 años después de su salida al mercado, se reedita en digital el disco Toni Subirana . A partir de ahora se puede descargar en

http://itunes.apple.com/es/album/toni-subirana/id455678070

y en otras tiendas digitales el primer disco de Toni Subirana que sólo apareció en vinilo y casete y llevaba muchos años descatalogado.

El 16 de marzo se cumplen 25 años de la presentación del disco en La Cova del Drac de Barcelona y con este motivo Toni Subirana quiere compartir con sus seguidores algunos recuerdos de su debut discográfico.

Tarjetón de invitación de la presentación de 1987

“El disco ya hacía unas semanas que se había puesto a la venta y yo ya había sentido aquella íntima y enorme satisfacción de ver la portada en los estantes del Corte Inglés y de escuchar por primera vez una canción mía en la radio. Incluso había podido leer una elogiosa crítica de mi disco en la sección que entonces tenía Albert Mallofré en La Vanguardia.

Crítica de Albert Mallofré en La Vanguardia

El primer single que se extrajo, Las chicas de mi acera, sonaba en varias emisoras y en algunas radiofórmulas a todas horas. Para la presentación se escogió La Cova del Drac, un mítico local de la barcelonesa calle Tuset que entonces era un templo del jazz y que en los años sesenta y setenta había visto nacer a algunos de los máximos exponentes de la Nova Cançó. Jorge Porcar, jefe de promoción de la sede de Hispavox en Barcelona, se empeñó en presentar allí al disco después de haberme visto en ese mismo escenario unos meses atrás en unos recitales que ya tenía pactados antes de la firma del contrato con Hispavox.

La Cova del Drac está muy cerca de mi casa, yo iba a ir andando, pero mi cuñado, entonces novio de mi hermana, se ofreció a llevarme en el coche de su padre, un Rover bastante aparente, por aquello de que a lo mejor una nube de fotógrafos me esperaba a la puerta del local…en fin…

Yo, la verdad, hubiera preferido presentar el disco por todo lo alto en Madrid, para mí hubiera sido lo lógico, había grabado un disco en castellano, con una compañía con sede en Madrid con un gran dominio del mercado discográfico español y latinoamericano y me hubiera gustado una puesta de largo con una proyección de mayor alcance. Sin embargo,  el entonces director general, Avelino Esparza, que era barcelonés como yo; el director artístico, Jorge Álvarez; y el director de promoción, Ángel Pecci, no lo vieron así. Pensaban que por ser de Barcelona tenía que presentarme en mi ciudad aunque, en el fondo, yo creo que se lo tomaban como una prueba piloto, una forma de empezar la promoción a medio gas para ver cómo iba la cosa. Es por ello que el primer single sólo apareció en Cataluña, algo que no entendían ni los propios programadores de las emisoras, si hubiera sido en catalán aún tendría explicación…me acuerdo que, puestos a darle sentido a mi lanzamiento como cantautor autóctono, propuse cantar también una canción en catalán en la presentación pero los directivos se negaron, me dijeron que escogiera tres del disco. Maín Gómez-Escolar, A&R de la compañía,  que también se había desplazado a Barcelona me hizo ver que la gente es muy puñetera y saldría diciendo que la mejor canción era la catalana y que justo no figuraba en el disco… y todas esas cosas…Finalmente canté tres canciones a guitarra y voz: Las chicas de mi acera que era la canción “objetivo” de la compañía; Barcelona, Barcelona, una rumba que dediqué a mi ciudad antes del furor olímpico; y La primera vez, un tema que tocaba el tema de las relaciones sexuales en la adolescencia que entonces ara aún bastante espinoso para tratarse en una canción. De esta última, el director de la compañía, en las palabras que pronunció  al principio del acto, dijo que era la mejor canción que había pasado por su mesa de despacho. Fue este el tema que le hizo levantarse de la silla, ponérsela al director artístico y llamarme para que fuera a Madrid a firmar un contrato. Los temas fueron muy aplaudidos y yo me quedé con ganas de tocar más pero la compañía pensó que era mejor “machacar” el disco el resto de la fiesta. Lo curioso es que desde el departamento de promoción se daba por sentado que el local tendría un buen equipo de sonido pero, poco antes del inicio del acto, descubrieron  que no había plato, ni cadena  HI-Fi,  ni nada, sólo un amplificador antediluviano …Total que se alquiló a toda prisa un equipo de D.J., el encargado de hacerlo funcionar fue Jordi, el ayudante de promoción de Jorge, que se pasó la tarde dando la vuelta al disco, como el chico que no baila en los guateques.

Recorte de la revista Show Press en la que aparece Toni Subirana junto al director de Hispavox, Avelino Esparza

El dueño de “La Cova del Drac”, el señor Tordera, estaba muy contento de ver como aquel chico que de vez en cuando se dejaba caer por allí para cantar ante un público reducido iba a dar el salto al “público masivo”, al menos era lo que se pretendía y él lo creía firmemente. En cierta ocasión me comentó en un arrebato de confianza que en toda su vida entre aquellas paredes nunca había visto un cantautor tan preparado como yo. Me confesó que  los cantantes de la cançó que había visto debutar allí con el tiempo fueron grandes figuras pero en sus inicios daban ganas de enviarles de nuevo a su pueblo…en fin una pequeña maldad que a mí me levantó la moral. Me dijeron que preparó un cóctel muy bueno aquel día aunque creó que racaneó un poco con los canapés, yo al menos no probé ninguno, claro que tampoco tuve tiempo atendiendo a la prensa y a los numerosos medios de comunicación que asistieron, ante la insistencia del bueno de Jorge Porcar. Allí estaban locutores  y periodistas como Fernando del Collado,  Albert Malla, Alfonso Arús, Jorge Salvador o Julià Peiró, que me hizo una entrevista para el Telenotícies de TV3;  la gente de Radio Barcelona, de Cadena Catalana, de Cadena 13, de Radio Minuto, etc.  que se desplazaron con sus unidades móviles. Un recuerdo especial quisiera tener para los que ya no están como Juan Manuel Soriano, entonces director de Radio Nacional de España en Barcelona, en cuyos estudios grabé alguna maqueta; Luis Arribas Castro, todo un personaje, que me hizo la primera entrevista de promoción;  y Odette Pinto que en lo sucesivo siempre me recibiría con mucho cariño en todos sus programas.

Crónica de Sergi L. Egea para El Periódico

La compañía no me consultó a la hora de seleccionar las fotografías del álbum y de la promoción y en la propia Cova del Drac  me encontré con un “merchandising” que no conocía.  Los invitados acreditados recibían el disco pero no a palo seco, iba metido en una carpeta, fólder la llamaban,  y con el L.P. se entregaba el single y la casete, además de una biografía de dos páginas, una carta que me habían hecho escribir dirigida a los medios y una fotografía tomada de la portada o de la contraportada, en blanco y negro y  en papel fotográfico, ciertamente glamourosa. Por las paredes colgaban pósters con la carátula del disco y una leyenda: “Nuevo artista, Primer disco, Primer éxito”. Aquello me pareció un poco temerario pero, como no lo había escrito yo, me gustó.

El completo fólder de presentación que se entregaba a los medios

Portada del fólder de presentación

Contraportada del fólder de presentación

Toni Subirana posa con el póster de su presentación

También habían esparcido por los veladores unas postales de promoción, donde estampé mis primeros autógrafos. Hicieron una tirada ingente de aquellas postales, la verdad es que no me las acabé…aún me quedan algunas…bueno muchas”.

Postal de promoción de Toni Subirana

En el dorso de la postal se anunciaba el L.P. y el single de Toni Subirana