En la muerte de Chiquetete

Publicado el diciembre 12, 2018

 El pasado 16 de diciembre de 2018 falleció el cantante Chiquetete, rebuscando en mis archivos he encontrado este perfil biográfico que escribí para una colecció dedicada a los talentos de la música española

imagesEste artista es el solista masculino que mejor ha sabido trasladar el pellizco flamenco a la balada pop convencional. Sudescarga (3) verdadero nombre es José Antonio Cortés Pantoja. Nació en Algeciras, en 1948, en una familia de origen gitano. El padre, que también cantaba, abandonó a los suyos cuando José Antonio era muy pequeño y no lo conoció hasta que ya era un hombre hecho y derecho. El niño se crió con su madre y con sus siete hermanos en casa del abuelo materno, el “Pipoño”. A los ocho años marchó con su madre a Sevilla, estableciéndose en el barrio de Triana. Su primer oficio fue el de aprendiz de tornero y más tarde repartió fruta en los supermercados, por entonces ya se sentía inclinado por el cante. En su familia había antecedentes artísticos, sin ir más lejos su tío, Juan Pantoja –padre de Isabel Pantoja-, tocaba en el grupo Los Gaditanos y es autor de la popular Qué bonita es mi niña. De él tomó su sobrino y ahijado el sobrenombre de Chiquetete. A los diez años, su madre le llevó a un programa de Radio Nacional de España. Aquella experiencia el artista suele recordarla con estas palabras: “lo hice fatal, ‘pa matarme”. Siendo aún muy joven formó el dúo Los Algecireños con un amigo llamado Manuel Domínguez, conocido como “El Rubio”. Poco después el dúo se convirtió en trío con la llegada de Manuel Molina –famoso años después por ser la mitad del dúo Lole y Manuel – y pasaron a llamarse Los Gitanillos del Tardón, una referencia al barrio de su infancia. El trío, con un repertorio esencialmente flamenco, actuaba en tabernas y fue muy reclamado en toda suerte de festejos de Sevilla aunque también tomó parte en algunos actos más serios como el que se realizó en Sevilla en homenaje al cantaor Manolo Caracol. En aquellos tiempos, Chiquetete vivió la vida bohemia de los flamencos, cantando donde podía, la mayoría de las veces en los salones de las casas adineradas y poco en los escenarios. Uno de los que más frecuentó fue el del “tablao” Los Gallos, de vista obligada para todo turista queimages (2) caía por Sevilla. Uno de ellos resultó ser un americano que le ofreció un contrato para actuar en la base americana de Guantánamo para las tropas allá destacadas con un espectáculo que mezclaba baile español  y número flamencos asequibles para el gran público. Durante la década de los setenta la vida artística de Chiquetete transcurrió entre tablao y tablao con su grupo flamenco en el que se integraría también su esposa, en 1972, y años más tarde su prima, la popular tonadillera Isabel Pantoja. El artista se prodigaba mucho en actuaciones en directo y llegó a grabar tres discos de flamenco (Gitano yo he nacío, Triana despierta y Altozano) que no llegaron a tener gran repercusión, sólo el primero fue reeditado muchos años después. Su acertado sentido del compás determinó también que fuera muy solicitado para poner su cante al servicio del baile, secundando a figuras como La Contrahecha o Farruco. También como palmero tuvo el honor de acompañar a Antonio Mairena junto al que se le pudo ver en un especial de TVE. Su prestigio como cantaor aumentó muchos enteros en 1975 cuando recibió el Premio de Cantes Festeros en el Concurso de Mairena de Alcor. Los aficionados al género reconocen unánimemente la voz melodiosa del artista que alcanza brillantes resultados aún con poco volumen.

descargaEn 1981 su carrera artística tomó un nuevo rumbo gracias al éxito de Tú y yo, un tema pegadizo y romántico que fue muy radiado. Dio título genérico al álbum que le marcaría la línea a seguir en el futuro, fundamentada en tipo de canción romántica pero con un deje aflamencado. Hay que destacar al respecto la labor de autores como Juan Bautista, Ignacio Román y, sobre todo, del guitarrista flamenco Paco Cepero con el que Chiquetete ya había trabajado con anterioridad. De Román y Cepero es el tema Aprende a soñar que en 1982 consagró a Chiquetete como un artista de primera fila en su terreno. Del mismo álbum destacan piezas como Corazón de acero, incluida en esta selección, o la que dedicó a su madre (Mi madre Manuela). El disco fue triple platino y le permitió a Chiquetete llevar a cabo un gran número de actuaciones por toda España en unas condiciones muy diferentes a las que estaba acostumbrado en las penosas épocas de cantaor de tablaos. Su siguiente entrega discográfica estuvo enteramente dedicada a las sevillanas. Sin embargo, no era lo que el público esperaba del artista y el trabajo no obtuvo el éxito esperado, con excepción del tema Gitano soy que tuvo una buena acogida y por eso hemos decidido incluirlo en este resumen de su obra. Sin dar tiempo a que su popularidad sufriera un bajón, en 1983 Chiquetete se apresuró a volver donde lo había dejado con el álbum más completo de su carrera, y el más vendedor, donde encontramos temas del tándem Román-Cepero como Ser amante que daba título al trabajo, Volveré o Secretos, todas ellas merecedoras de figurar en la presente antología. Los arreglos, que tanto contribuyeron a crear lo que podría denominarse como “Sonido Chiquetete”, se confiaron nuevamente a Miguel Ángel Varona que ya había colaborado con el artista en el primer álbum de su nueva etapa y de la producción se encargó Paco Cepero a quien también encontramos como principal autor del siguiente álbum del cantante, Eres mía (1984) en el que brilla especialmente una de las piezas más conocidas de Cepero, nos referimos a Esta cobardía que se merece abrir esta selección. Julio Iglesias también quedó prendado de aquel tema y no dudó en grabarlo en su álbum Libra (1985). A pesar de aquel éxito la carrera de Chiquetete sufrió un cierto declive a mediados de los años ochenta,  discos como Bohemio de amor (1986)  o Madrugada (1987) pasaron desapercibidos. Para entonces ya había fichado con una nueva discográfica, la multinacional RCA, dejando atrás una larga etapa con la casa Zafiro. Alzaría nuevamente el vuelo en 1988 con un nuevodescarga (2) trabajo, Sevilla sin tu amor  -título que parece inspirado en el famoso Venecia sin ti, de Azanavour-, en el que el artista hizo una nueva incursión en las sevillanas, aunque en aquel momento muy oportuna, dada la aceptación que ese aire disfrutaba en toda España por esos años. A la puerta de Toledo fue la singular sevillana que más se escuchó de aquel trabajo. La década de los ochenta se cerró con Canalla, un disco que traía aires renovadores gracias a la producción del cantante Juan Pardo que compuso todos lo temas de aquel álbum que, a pesar de sus aciertos, no logró convencer a todos sus seguidores. En 1991 salió a la luz Profesor de sueños, en el que volvió a apostar por el genio de Paco Cepero. Tampoco obtuvo muy buenos resultados y puso fin a su relación laboral con RCA. Un año después, salió al mercado Torero de las estrellas, título tomado de un surrealista tema de Romero San Juan. Al año siguiente volvió a hacer una exitosa incursión en el terreno de las sevillanas. No volvería grabar hasta 1995, año en que la discográfica catalana Discmedi editó su C.D. Sigo siendo río donde tuvo como colaborador al joven guitarrista Pedro Javier González y al productor Roberto Livi, muy apreciado entonces por los llamados “cantantes latinos”, que firmó varios temas de aquel álbum. En el 2002 editó un nuevo disco titulado Andaluz que incluía la canción de homónimo título. El 9 de junio de 2002 se presentó por primera vez en el Palau de la Música Catalana con un excelente concierto, organizado por el radifonista Justo Molinero de la popular emisora “Tele-Taxi”, en el que convocó sus tres vertientes: la canción melódica, las sevillanas y el flamenco, dejando claro ante la crítica y el respetable que, aunque haga lo que se da en llamar canción ligera, su cante no tiene nada de ligero, sino que aúna sabiduría y “jondura”.

©Antonio Subirana

Tags: ,

Categorías: QUERIDOS Y ADMIRADOS COLEGAS


Comentarios cerrados