En la muerte de Donna Summer

Publicado el mayo 5, 2012

Como homenaje a la fallecida cantante Donna Summer, aquí transcribo una biografía que escribí hace bastantes años para una colección de música pop.

VOCES  PARA  RECORDAR

Donna Summer


Biografía

DONNA  SUMMER

A finales de los años setenta las discotecas –antes llamadas “boîtes”—  pasaron a ser el templo de ocio de la mayor parte de la juventud. Así surgió una música específicamente diseñada para cubrir las necesidades de de este tipo de locales . Era una música sin complicaciones donde lo que primaba era el ritmo sobre la melodía, un ritmo tribal que impulsara al baile. Dentro de este tipo de música había voces con un talento verdadero, de entre todas ellas sin duda la más importante es la de Donna Summer, conocida también como la “Reina de la música disco”.

El musical “Haïr”, su primera oportunidad

Su nombre real es Ladonna Gaines, nació en Dorchester, Massachusetts, el último día del año de 1948.

Sintió la llamada de la música muy pronto, a los diez años debutó en un concurso radiofónico y ya en la adolescencia se integraró en un grupo de rock de Boston.

Sus raíces musicales hay que buscarlas en el “gospel” siendo Mahalia Jackson su principal influencia.

Su primera oportunidad le llegó de la mano de aquel musical de finales de los sesenta llamado “Haïr”. Su intención era participar en un papel menor en la obra original que se representaba en Broadway, pero los productores decidieron contratarle para incorporarse a la versión alemana aunque con un papel  relevante y, como  suele decirse, prefirió ser cabeza de ratón que cola de caballo. Se estableció en la ciudad de Mannheim donde también participó en sesiones de grabación de otros artistas, como refuerzo vocal.

A raiz del referido debut teatral prosiguió su meritoriaje en otras versiones de musicales como “Porgy and Bess” o  “Godspell” . En esta época contrajo matrimonio con un actor austríaco llamado Helmut Sommer, de quien tomó el nombre artístico, que mantuvo aún después de su divorcio, si bien cambiándole una letra, para darle una identidad más anglófona.

Giorgio Moroder y Pete Bellote, las madres del cordero

Los primeros éxitos a nivel local los obtuvo Donna en una joven discográfica llamada “Oasis” creada por los productores Giorgio Moroder y Pete Bellote. Las canciones de ese tiempo, como “Lady of the night “, “Virgin Mary” y “Hostage”, ya apuntaban el estilo a seguir, que en el futuro se perfilaría como una simbiosis de ritmo machacón y voz sensual.

En 1975 le llegó su primer éxito, “Love to love you baby”, en el que se destapaba también como autora. A su salida en Europa  fracasó rotundamene, en cambio en América –editado por la discográfica “Casablanca”, de Neil Bogart— llegó en poco tiempo al número dos de las listas de éxitos. El tema en cuestión estaba producido por Giorgio Moroder y Pete Belotte y en su momento causó estragos por la profusión de gemidos de placer que se superponían a un ritmo insistente. La idea tenía reminiscencias del “Je t’aime, moi non plus” de Serge Gainsbourg y Jane Birkin, del que, por cierto, la propia Donna Summer llegaría con el tiempo a hacer una versión. La pieza además sorprendió por su larguísima duración que ocupaba toda una cara del L.P. del mismo título.

A la vista del éxito, Donna inició su primera gira americana y no tardó en conventirse en la reina del “disco sound”, que aquí se denominó “música disco”. Por su parte los mencionados productores se afanaron en seguir por el mismo camino:  temas como “Ifeel love”, “I remember yesterday” –título también de su tercer  álbum—, “I love you” ,  “Love’s unkind” o “Down deep inside” (este último perteneciente a la banda sonora de la película “The Deep”, protagonizada por Jacqueline Bisset  y Nick Nolte), escalaron pronto las primeras posiciones de los rankings mundiales.

“Por fin ya es viernes”

El éxito de los Bee Gees con la película “Saturday night fever”, protagonizada por John Travolta, tendría sus secuelas en otro film de similares características: “Thank’s good it’s friday” (nótese  en el título como ya se anticipa a la noche del viernes  la  “marcha” discotequera del “week end”, algo sintomático de la sociedad de finales de los setenta). “Por fin ya es viernes” significó la consagaración de Donna Summer, logrando un gran éxito discográfico  con el tema “Last dance”, por el que al año siguiente recibiría un premio “Grammy” y un “Oscar” como mejor interpretación femenina de rhythm & blues y como mejor canción original respectivamente.

En 1978 consiguió su primer número uno en Estados Unidos con una antigua canción de Jim Webb y MacArthur Park. Esta hazaña se repetiría al año siguiente con “Hot stuff” y “Bad girls”.

Paralelamente una grabación haría que su carrera, hasta el momento circunscrita al ámbito discotequero, subiera muchos enteros. Se trataba del tema “No more tears” (“Enough is enough”), a dúo con Barbra Streisand para quien la canción también supuso abrir una nueva vía en su carrera, que hasta entonces se había movido por derroteros más clásicos.

1979 fue el año internacional del niño y con ese motivo se organizó un concierto a favor de la UNICEF, organización para la cual donó los derechos de la canción que interpretó, “Mimi’s song”.

Su etapa mística

Al año siguiente se decidió a lanzar sus propios temas como “Hot stuff”, que le supuso la concesión de un nuevo “Grammy”, y “On the radio”, incluída en la banda sonora de la película “Foxes”, protagonizada por Jodie Foster.

En 1980 unas diferencias con la editora Casablanca propiciaron un contrato con otra discográfica, Geffen, aunque con el mismo equipo de colaboradores.

Un suceso cambió radicalmente su percepción de la existencia humana, fue su conversión al cristianismo que modificó también su orientación musical buscando en las raíces perdidas del gospel.  A partir de ese momento su imagen sexy quedó desplazada por una actitud conservadora que le hizo tomar posturas muy antipopulares como la de dar soporte a una campaña contra los homosexuales, colectivo que por otro lado había tenido mucho que ver en el encumbramiento de la estrella de la música disco.

El primer trabajo discográfico producto de esta nueva etapa fue “The wanderer” (1980). En 1982 el tema “State of independence”  fue elegido mejor single de soul del año y consiguió otro gran impacto con “Love is in control (Finger on the trigger)”, que fue producido por Quincy Jones.  Al año siguiente “She works hard for the money” fue una de las canciones de Donna Summer más promocionadas en nuestro país.

En 1987 realizó una gira por Europa y América y lanzó un nuevo álbum, “All systems go” al que siguieron “Another place and time” (1989), “Love is gonna change” (1990), “Mistaken identity” (1991) y “This time I Know it’s for real” (1993).

En los años noventa amplió su oferta artística al campo de la pintura en el que se le dispensó una cálida acogida, reflejada en las ventas de sus cuadros a un precio no precisamente de ganga.

Last Dance, un clásico de las discotecas

Cuadro nº1

La música “disco”

En 1977 una película revolucionó el panorama musical tomando tintes de fenómeno sociológico. Se trataba de “Saturday night fever”, un film musical cuyo tema era el mundo de las discotecas abordado desde una perspectiva crítica, sin embargo desencadenó el mimetismo fanático de una gran parte del público. Así  surgieron por doquier émulos de Tony Manero, el personaje encarnado por John Travolta, que encontraba en el baile y en el ambiente de la discoteca el único modo de sobrellevar su mediocridad y de salir de la rutina.

La música compuesta e interpretada en su mayor parte por los Bee Gees supuso un éxito que superó todas las expectativas y el veterano grupo gozó de un primerísimo plano con el que no habían soñado en sus lejanos días de gloria. Una colección de singles se sucedieron con el mismo éxito (“Night fever”, “Staying alive”, etc). Siempre se empareja a esta película con “Grease”, pero el único punto en común era John Travolta, que fue el protagonista de ambas. En cambio si  seguía el camino de la música disco “Thank’s good it’s friday”, en la que encontramos a Donna Summer convertida ya en reina indiscutible de las discotecas. No estuvo sola en la corte así surgieron al amparo de la música discotequera muchos nombres : el grupo Chick,  Gloria Gaynor, Grace Jones, Earth wind & fire,Tina Charles…pero otras figuras con laureada história a sus espaldas no se abstuvieron de coquetear con la música disco y así quedó constancia en grabaciones de David Bowie, Rod Stewart, e incluso los Rolling Stones.

© Antonio Subirana

Tags: ,

Categorías: CUALQUIER TIEMPO PRESENTE


Comentarios cerrados