Una canción de esperanza para Barcelona

Publicado el agosto 18, 2017

Mi ciudad, mi querida ciudad, ha quedado ensangrentada.  Alguien me ha hecho ver que sería oportuno recordar la canción que le dediqué y que grabé hace ahora treinta años. Hoy, desgraciadamente, encuentro que muchos versos recobran todo su sentido como aquellos que dicen:

“Barcelona, bulliciosa / ¿quién te ha mandado callar? /permaneces silenciosa / sin poderte levantar” o “Barcelona, luminosa / quién ha apagado tu luz / en la niebla bochornosa / vas olvidando el azul”.

Sin embargo si he decidido recuperarla es porque los estribillos miran al futuro con esperanza”.

“Barcelona, Barcelona / no te quiero ver llorar / fúndete con dos miradas juguetonas / y vuélvete a enamorar”.

Esccúchala en  Spotify

Escúchala en Itunes

 

BARCELONA, BARCELONA

Letra y música: Toni Subirana

 

Barcelona, soñadora

¿qué te ocurre esta mañana?

siempre tan madrugadora

y hoy se te han “pegao” las sábanas..

Barcelona, bulliciosa

¿quién te ha mandado callar?

permaneces silenciosa

sin poderte levantar.

Barcelona, Barcelona,

ven conmigo a pasear,

subámonos a una nube dormilona

para poder ver el mar.

Barcelona, Barcelona,

te conviene descansar,

cuélgate de una palmera fanfarrona

al sol de la Diagonal.

Barcelona, Barcelona,

no te quiero ver llorar,

fúndete con dos miradas juguetonas

y vuélvete a enamorar.

Barcelona, luminosa

¿quién ha apagado tu luz?

en la niebla bochornosa

vas olvidando el azul.

Barcelona, ayer te vi

aunque no supiste verme,

eres gran parte de mí

y no quieres conocerme.

Barcelona, Barcelona…

 ©Antonio Subirana

 

 

 

Toni Subirana portarà les seves cançons amb gust de sal a Llançà i Cadaqués

Publicado el julio 21, 2017

Toni Subirana cantarà la poesia del mar aquest estiu

Aquest any 2017 Toni Subirana celebra els 30 anys transcorreguts desde la gravació del seu primer L.P. i, amb aquest motiu, a l’agost recordarà els poemes de Josep Maria de Sagarra que va musicar a dues poblacions de la Costa Brava de l’Alt Empordà on el poeta va trobar la inspiració per crear el popular poemari Cançons de rem i de vela.

13621645205_23071cd74c_c (1)

Toni Subirana durant la primera actuació que va oferir a l'Auditori de la Casa de Cultura de Llançà, l'any 2000.

Toni Subirana durant la primera actuació que va oferir a l’Auditori de la Casa de Cultura de Llançà, l’any 2000.

La primera cita tindrà lloc a l’auditori de la Casa de Cultura de Llançà, on el cantautor ja actuat tres vegades, el pròxim 4 d’agost a les 22 h.

36134477796_4bb114b637_z (1)

La segona convocatòria està prevista pel 26 d’agost, a les 10 h. de la nit, a Cadaqués, en un escenari situat a la platja. L’actuació posarà punt i final als actes commemoratius dels 30 anys de l’Associació Amics de Vela Llatina que cada any organitzen una trobada. En aquesta actuació el cantautor estarà acompanyat per Els Sonsos, dos músics de reconegut prestigi: Alfons Rojo (guitarra, mandolina i acordió) i Eduard Altaba (contrabaix). Un acompanyament típic de cançó marinera.

Toni Subirana i Els Sonsos

Toni Subirana i Els Sonsos

 

Al programa del recital també trobarem un repàs a algunes de les cançons de lletra i músicaCARTELL 30ª TROBADA.jpg web pròpies de Subirana de les últimes tres décades i altres poemes musicats per ell mateix amb gust de salabror deguts a la ploma de Joan Maragall, Joaquim Ruyra o Miquel Costa i Llobera. És possible que al repetori s’incorpori alguna versió de la cançó francesa com La Mer, de Charles Trenet; de la cançó italiana, com Sapore di sale, de Gino Paoli; o del repertori llatinoamericà, com Alfonsina y el mar; i, per descomptat, clàssics del gènere com La gavina.

 

 

Cançons de rem i de vela

Josep Maria de Sagarra amb el seu fill a la Costa Brava.

Josep Maria de Sagarra amb el seu fill a la Costa Brava.

“… Aquell estiu (1) Josep Pla va descobrir-me la Costa Brava, des de Palamós al Golf de Roses. Vaig viure la cuina, la taverna, el cafè, la pesca i la conversa dels mariners.

La tardor d’aquell mateix any vaig descobrir Cap de Creus, Cadaqués i Port de la Selva.

Des d’aleshores ja no vaig abandonar mai més la Costa Brava. Han d’anar molt malament les coses perquè una hora o altra no vagi a provar una olla de peix, a Calella, a l’Escala o en un d’aquells solitaris refugis del Cap de Creus, que per mi són i seran les poques i diminutes àrees de felicitat dins d’aquest món de misèries.

Del meu casament amb la Costa Brava en va néixer un llibre: Cançons de rem i de vela.

En aquest recull de poemes hi ha la bona fe i l’ingenuïtat de la persona que per primera vegada sent i viu integralment el clima dels pescadors i de les barques. És un llibre sincer, escrit sense preocupacions, i això és potser el que de seguida va fer-lo simpàtic i popular.

Dels meus reculls de poemes, crec que és aquest el que ha estat més llegit i més estès. Se’n van tirar diverses edicions, i com que la seva aparició coincidí amb el començament del gran èxit que ha tingut després la Costa Brava, vaig poder constatar que a moltes noies i  a molts xicots esportius els eren familiars les Cançons de rem i de vela, i han estat infinites les vegades que persones desconegudes m’han demanat que els signés un exemplar de butxaca d’aquestes cançons.”

“… Cançons de rem i de vela és un llibre directe i espontani, escrit, com aquell qui diu, a les mateixes roques i amb mig cos dins l’aigua.”

(1) de l’any 1921

Josep Maria de Sagarra

En el centenario de Ella Fitzgerald

Publicado el julio 14, 2017

Este año 2017 se cumple el centenario de Ella Fitzgerald. Con tal motivo reproduzo aquí el texto biográfico que escribí para un libro dedicado a la grandes voces del siglo XX, publicado en 1995 en Portugal

20170704_013627.jpg web

 

ELLA FITZGERALD 

 Tres, eran tres las voces femeninas más importantes del jazz vocal Billie Holiday, Sarah Vaughan y…Ella Fitzgerald.

La primera dama de la canción -así la llaman sus compatriotas- es sin duda la cantante de jazz hoy por hoy más popular. Esto se debe a su capacidad para enamorar a un público amplísimo, al tiempo que es venerada por los aficionados y los profesionales del jazz.

 

Un concurso fue su trampolín

Ella Jane Fitzgerald nació en Newport News (Virginia), el 25 de abril de 1917.

Vino al mundo en un ambiente pobre y marginal y pasó su infancia en  Yonkers, pequeña ciudad del extrarradio  de Nueva York. Su madre era lavandera y su padre murió cuando Ella era aún una niña.

Desde sus primeros años de vida mostró una fuerte inclinación artística pero aunque cantaba en la coral del colegio se decantaba más por el baile que por la música. Su formación fue autodidacta, no tuvo acceso a oir música de jazz y su único referente era una cantante blanca de segundo orden llamada Connie Boswell que fue vocalista, entre otras, de las orquestas de Tommy Dorsey y Bob Crosby

Ella Fitzgerald se dio a conocer en festivales para aficionados como los que se organizaban en el Harlem Opera House, donde fue descubierta por Benny Carter, este y John Hammond intentaron sin éxito que la joven cantante fuera integrada en la orquesta de Fletcher Henderson.

En plena adolescencia perdió también a su madre y se mudó a Harlem donde unos parientes le dieron cobijo temporalmente.

Tenía dieciséis años y se encontraba en una situación prácticamente de indigencia cuando se presentó a un concurso organizado por el teatro Apollo de Harlem resultando vencedora.  El baterista Chick Webb se apiadó de ella y la contrató para una actuación en Yale, convencido de sus cualidades decidió incorporarle a su orquesta que tenía su feudo en el “Savoy ballroom”.  Ese fue el primer peldaño de una carrera ascendente.

20170704_013701.jpgweb

Heredó la orquesta de Chick Webb

El repertorio que interpretaba en ese momento era bastante ligero y no hacía honor a sus excelentes cualidades vocales pero pronto se decantaría por piezas de jazz que entrañaran una cierta dificultad.

Con Webb tuvo Ella la oportunidad de grabar su primer disco en 1935, “Love and kisses” al que seguiría “Organ grinder swing”, en 1936, y “A-tisket A-tasket”, en 1938. Este tema, además de suponer un bombazo comercial, le granjeó el respaldo de la crítica especializada que se acostumbró a denominarla “Primera dama de la canción”, título que aún hoy ostenta.

Webb murió en 1939 y Ella, que desde su incorporación a la orquesta actuó como reclamo principal,se hizo cargo de la banda de Webb hasta que en 1942 decidió seguir su carrera en solitario.

El poderoso influjo del Be-bop

Nos encontramos a principios de la década de los cuarenta, el Be-bop había surgido con una fuerza inusitada y Ella con muy buen tino decidió sumarse a esta corriente, colaborando con boppers de la talla de Dizzy Gillespie con quien se unió en 1945 para hacer una gira por Estados Unidos.  Destacó como una buena intérprete de “scat”

-reconociendo en ese estilo la influencia de Leo Watson- pudiendo imitar el sonido de un amplio abanico de instrumentos, no sólo el del saxo -que suele ser el más recurrente- también otros más difíciles de emular con la voz como el contrabajo o la guitarra,así lo atestiguan las grabaciones de 1947 como “Lady be good”, “How high the moon” y sobre todo “Flying home”, la excelente pieza de Goodman y Hampton que en su voz se convirtió en todo un clásico.

Norman Granz,el cerebro

A finales de los cuarenta se casó con el contrabajista de la orquesta de Dizzy Gillespie, Ray Brown -de quien se divorciaría en 1955- y el productor Norman Granz la integraría en sus famosos espéctaculos titulados genéricamente “Jazz at the Philarmonic” que pretendían llevar el jazz a salas concebidas para la música clásica. Granz cuidó de que su estrella tuviera una proyección más amplia,abarcando incluso el mundo cinematográfico en el que Ella debutó en 1955 con la película “Pet Kelly’s blues”, de Jack Webb, en la que también participaba Carmen McRae. Cinco años más tarde interpretó un breve papel en “Let  no man write my epitaph”, de Philip Leacock, que fue aprovechado para editar un álbum a piano y voz con Paul Smith.

Granz tenía su propia firma discográfica y consiguió que Ella grabase para su escudería. Las primeras entregas, producto de esta entente, fueron una colección de discos monográficos dedicados a un autor americano consagrado.

Ella volvió a trabajar con formación de big-band,acompañada por la orquesta de  Count Basie, con el que realizó grabaciones memorables (Ella y Basie) y numerosos conciertos, ampliando el número de sus seguidores, principalmente en Japón. Y es que Ella tenía un público muy heterogéneo que no necesitaba ser entendido en jazz para emocionarse con su arte pero además -salvo unas pocas voces discrepantes que la acusaban principalmente de no saber abordar correctamente el blues- la crítica especializada coincidía con el gusto de ese gran público…y eso es algo harto infrecuente en este mundo en el que la calidad parece siempre reñida con el éxito comercial.

20170704_013746.jpgweb“First lady of song”

Ella se prodigó en directo con pequeñas formaciónes, haciéndose acompañar por  pianistas como Teddy Wilson,Lou  Levy,Tommy Flanagan y Oscar Peterson. También fue solista de grupos  como los Delta Rhytm boys y los Ink Spots.

En los años cincuenta grabó los populares dúos con Louis Armstrong -los conocidos como “Ella y Louis” (1y2) y la versión del musical “Porgy and Bess”- y  los discos “Ella sings sweet songs for swingers” y “Ella swins lightly” con la orquesta de Marty Paich, que como expresan los títulos se mueven en climas suaves e intimistas.

Los sesenta amanecieron con  su espléndida versión de “Mack the knife” recogida en “Ella in Berlin”.

A principios de los años setenta empezó a tener problemas de visión que fueron complicándose progresivamente pero ello no impidió que siguiera actuando, aunque no con la frecuencia de antes, en los mejores festivales de jazz del mundo, acompañada de diversas formaciones.

Ella ha sabido como nadie hermanar en su repertorio piezas intrínsecamente jazzísticas con temas populares a los que ha dado  una nueva dimensión, resaltado valores de la composición que en la voz de otros intérpretes habían pasado desapercibidos. No faltó en los sesenta algún tema de los Beatles como “Can’t buy me love”.

Ella Fitzgerald se halla en el centro de ese triunvirato que compone junto a  Billie Holiday y Sarah Vaughan. Las comparaciones siempre son odiosas -y en el campo de la música aún más- pero no queremos eludir la opinión generalizada que afirma que la Holiday es más cantante de jazz en estado puro y que la Vaughan posee una  técnica vocal más depurada…pero Ella, con su registro más limitado, no les va a la zaga en versatilidad, en sentido del swing, en intencionalidad al expresar los textos con una convicción embaucadora y en carisma. Todo ello se traduce en una inmensa capacidad para conectar con el público que es en definitiva lo que prima en el orden de prioridades de un artista.

Los “Songbook” de Ella

Cole Porter, Rodgers & Hart, Duke Ellington, Irving Berlin, George e Ira Gershwin, Harold Arlen, Jerome Kern, Johnny Mercer y Antonio Carlos Jobim son los nombres que sucesivamente han desfilado en esos discos homenaje que Ella grabó con el incipiente sello Verve, propiedad de Norman Granz, que tienen su origen en un álbum íntegramente dedicado a George Gershwin que Ella grabó en 1950 en colaboración con el pianista Ellis Larkins.

De entre todos los discos monográficos que hemos comentado sin duda el que tuvo mayor repercusión fue “Ella Fitzgerald sings the Duke Ellington songbook” que además generó una estrecha colaboración entre el autor y su intérprete. Tanto el álbum como la presentación que de él se hizo en el Carnegie hall de Nueva York se saldaron con éxitos impresionantes. El tándem Ella-Ellington se repetiría en 1965 (“Ella at Duke’s place”) con un eco similar.

Estos discos de la serie “songbook” son valorados, además de por sus cualidades artísticas que lógicamente son desiguales entre un disco y otro, por su valiosa aportación al conocimiento de la obra de los grandes compositores de la música popular americana. Pero al margen de valoraciones antológicas y didácticas, son un compendio excepcional donde la interpretación está siempre a la altura del repertorio.

 ©Antonio Subirana

 

 

 

Fallece Mario Gargallo, el locutor que presentó a Toni Subirana en la radio por primera vez

Publicado el mayo 26, 2017

Toni Subirana debutó en su programa “Los chicos de Mario”

y lo recuerda en estas líneas

El locutor Mario Gargallo en su juventud

El locutor Mario Gargallo en su juventud

Hoy, 25 de mayo de 2017, el amigo Albert Malla publica en su facebook la noticia de la muerte de un colega suyo, Mario Gargallo…y yo me apeno al leerla porque este fue el locutor que provocó mi debut ante los micrófonos de una emisora, Radio EEspaña de Barcelona (Radio Reloj) que luego sería Cadena Catalana.

Una de las últimas apariciones en público de Mario Gargallo.

Una de las últimas apariciones en público de Mario Gargallo.

Lo de “inesperadamente” lo digo porque así fue la primera vez que me asomé a las ondas hertzianas.  Si este 2017 celebro treinta años de la edición de mi primer disc,o para la historia que les voy a contar tengo que remontarme hasta cuarenta años atrás. Ocurrió la Navidad de 1977, tenía yo doce años y mi padre nos  llevó a mi hermano, a mi amigo Gino y a mí al Salón de la Infancia y de la Juventud de Barcelona en el que, no sé muy bien cómo, acabé apuntado al Primer Concurso de Canción Folk. El festival se celebraba durante tres días en el Palacio Alfonso XIII de Montjuïc, yo fui los dos primeros. No recuerdo por qué pero decidí que no iría a un tercero y eso que el público me aplaudió mucho. Quizá el nivel de los concursantes me parecía muy bajo o pensaba que le darían el premio a otro…no lo sé, pero no volví y no me importó…pasaron las semanas y una prima mía le comentó a mi madre que en un programa de radio me estaban buscando para darme un premio.

Imagen de una de las primeras actuaiones de Toni Subirana, más o menos por esa época.

Imagen de una de las primeras actuaiones de Toni Subirana, más o menos por esa época.

Resulta que el bueno de Mario Gargallo desde su espacio radiofónico  de los sábados por la tarde “Los chicos de Mario” alertaba a sus oyentes para dar con mi paradero y entregarme el primer

Mario Gargallo en "Los chicos de Mario"

Mario Gargallo en “Los chicos de Mario”

premio del certamen que me habían adjudicado sin tener siquiera que presentarme a la final. Me hizo bastante ilusión porque no me lo esperaba y pasado el tiempo agradezco que Mario Gargallo me lo estuviera guardando sin tener la certeza de que lo iba a recoger, demuestra una gran honradez por su parte, podría habérselo dado a otro y pasar página pero no….la casualidad hizo que alguien que me conocía me avisara y pude recoger el galardón en los estudios de Radio Reloj de unas Ramblas que ya hacía días que habían descolgado los adornos navideños. Para la entrega del premio me pidieron que ofreciera una pequeña actuación en el estudio que tenía la emisora para los programas en directo con público presencial. La hice y al final de mi interpretación me di mi primer “baño de masas” entre los asistentes que me querían felicitar. ¡Qué ambientazo! Hace poco recordé  con cariño esta anécdota en una entrevista que me hizo Toni Guerrero (otro de los grandes de la radio de entonces) en Ràdio Estel. Gracias Mario.

                                                                                                                                              ©Antonio Subirana

Este era el ambiente del programa "Los chicos de Mario"

Este era el ambiente del programa “Los chicos de Mario”

Trofeo personalizado con el nombre del cantante.

Trofeo personalizado con el nombre del cantante.

Medalla Salón de la Infancia y de la Juventud 1977

Medalla Salón de la Infancia y de la Juventud 1977

Un libro recoge la relación del Dr. Subirana con Dalí

Publicado el mayo 20, 2017
Portada del libro "Dalí i Barcelona"

Portada del libro “Dalí i Barcelona”

 

Recientemente se ha editado el libro Dalí i Barcelona que firma el historiador Ricard Mas. La obra es una reconstrución minuciosa de la relación del pintor con Barcelona, un aspecto escasamente publicitado. El libro recoge un buen número de testimonios de personajes que trataron de cerca al pintor, entre ellos mi padre, el Dr.  Manuel Subirana, que lo visitó a principios de los años ochenta. Persona muy escrupulosa con el llamado “secreto profesional” no divulgó, en su momento, su relación con este singular paciente ni con muchos otros afamados personajes a los que alguna vez vi de pequeño, fugazmente, sentados en la sala de espera de mi casa donde mi padre tiene la consulta y a los que de más mayor cogí el teléfono ocasionalmente cuando llamaban para “pedir hora”. El tiempo ha pasado y ahora me gusta que se reconozca la valía de mi padre como neurólogo, refrendada por el hecho de que grandes personajes como Dalí se pusieran en sus manos. Recomiendo el libro de Ricard Mas, aunque hay algunas inexactitudes sin relevancia, como suele ocurrir siempre que una extensa conversación se pone negro sobre blanco.  Como complemento es aconsejable ver el programa que RTVE dedicó a la relación que como médico y paciente tuvieron el Dr. Subirana y Salvador Dalí y en el que mi padre explica anécdotas de las visitas en los mismos escenarios donde se produjeron.

Vídeo del reportatge de RTVE “Dalí Moi non plus”

El Dr. Subirana en casa de Dalí.

El Dr. Subirana en casa de Dalí

Entrevista al Dr. Subirana para la revista Caras (Chile)

Toni Subirana realiza una mini gira por centros penitenciarios y residencias geriátricas

Publicado el abril 20, 2017

El cantautor ha participado en un ciclo de conciertos organizado por SGAE que tiene lugar en centros sociales, culturales, penitenciarios, hospitales y ONG. El propio intérprete nos cuenta sus impresiones.

Vista general del auditorio del Can Brians durante la actuación de Toni Subirana

Vista general del auditorio del Can Brians durante la actuación de Toni Subirana

 Cuando me llamaron para actuar en la cárcel lo primero que me vino a la cabeza es que quizá el tipo de canción “de texto” que yo cultivo no era precisamente el estilo de música que espera alguien que está privado de libertad. Imaginé que seguramente preferiría un grupo de rumba, para distraer la pena; o de “metal”, para desfogarse…pero tras meditarlo un rato acepté porque vislumbré que quizá con mis canciones podría llegar a algún rincón del alma de aquellas personas que viven entre rejas y hacerles pasar un buen rato a cambio de una experiencia singular para mí.

El primer “bolo” fue el domingo 12 de marzo en la prisión de alta Seguridad de Can Brians, en Sant Esteve de Sesrovires (Barcelona). Mi concierto se presentaba como el cierre de la semana dedicada a la mujer trabajadora. Allí me estaba esperando la persona que se encarga de coordinar las actividades que me guió y ayudó en todo momento, empezando por descargar el coche, aunque la mayor parte del material que había preparado se quedó en el maletero porque del pàrkimg al auditorio había un buen trecho y además con varios controles, así que con la guitarra y mi taburete giratorio fuimos salvando obstáculos, en este caso puertas de hierro que se abrían y cerraban a nuestro paso…reconozco que me impresionó el ambiente pero, a decir verdad, más a posteriori porque en aquel momento yo no quería distraerme con lo insólito de la actividad sino en hacer mi trabajo lo mejor posible con los medios que pusieron a mi alcance que, todo hay que decirlo, resultaron escasos en cuanto a equipo de sonido se refiere, a pesar de que los internos que llevan este tema pusieron su mejor voluntad. La sonorización era deficiente y no llegaba con claridad al público que, sin embargo, se mostró atento y sumamente repestuoso. Los internos más interesados en el espectáculo estaban en las primeras filas y no perdían detalle. Yo tenía claro que mi concierto sería un asueto para muchos de ellos, un acontecimiento que les sacaba de su tedio y una excusa para encontrarse hombres y mujeres porque el concierto era de asistencia voluntaria para los internos de ambos módulos. En definitiva, un momento feliz para propiciar encuentros aunque dentro de un orden y bajo un estricto control como prueba el hecho de que, mientras estaba cantando, se encendieran las luces de la sala que yo había mandado apagar, como de costumbre en los conciertos convencionales…se ve que un funcionario no lo consideró aconsejable según me comentaron después. El público siguió con sumo interés mi repertorio aunque a la segunda canción ya empezó a acompañar los aplausos con gritos de “otra, otra” como si temieran que aquello fuera a acabarse de un momento a otro. Tuve el  acierto de colocar al principio las baladas y los temas más tranquilos porque a partir de la rumba Barcelona, Barcelona ya noté entre los asistentes ganas de temas más rítmicos e incluso de colaborar, algo que hicieron prestándose a hacerme coros en alguna canción. En definitiva, un público que supo guardar las formas y no se alteró cuando tuvieron que evacuar en mitad del concierto a una interna. Yo no me di cuenta en el escenario, tan metido en faena como estaba, aunque luego me explicaron que había tenido “un brote”. Al final dos chicas me obsequiaron con un recuerdo elaborado por ellas mismas en el taller de manualidades y que hoy guardo en la estantería de mis trofeos, tal como les prometí. Otra se acercó a enseñarme las fotos que había hecho, una de las cuales ilustra este reportaje, con los rostros de los asistentes convenientemente pixelados.

Toni Subirana durante su conciertoen el centro penitenciario de Puig de les Basses de Figueres

Toni Subirana durante su conciertoen el centro penitenciario de Puig de les Basses de Figueres

 Unos días después, el 25 de marzo, volví a actuar en la prisión de Puig de les Basses de Figueres (Girona). La cosa fue más o menos igual aunque el equipo de sonido no dio problemas, el concierto se escuchó bien e incluso había una buena iluminación que dos internos se esmeraron en controlar siguiendo mis indicaciones. El público fue menos numeroso pero igual de entusiasta y participativo, hasta el punto que dos gitanillas se levantaron de sus asientos para bailar un tema (la rumba, claro).Curiosamente el profesor de música que les organiza la actividad, Josep, me conocía desde mis inicios, cuando yo debutaba en el mercado discográfico en Emi-Hispavox donde él llevaba la promoción…cayó en la cuenta cuando ya estaba yo en el escenario y me lo dijo al final de la actuación. Le pude dedicar una postal de esa época que, casualmente, llevo estos días que se celebran los 30 años de la edición de aquel primer L.P….nunca es tarde.

Entre estas dos actuaciones también actué en un geriátrico, fue el 16 de marzo, en la residencia Santa Rosa de Mollet del Vallès (Barcelona), donde

Toni Subirana durante su concierto en la residencia geriátrica Santa Rosa de Mollet del Vallès

Toni Subirana durante su concierto en la residencia geriátrica Santa Rosa de Mollet del Vallès

me esperaba Carles, la persona que tan eficientemente ha organizado estos conciertos de SGAE. Aquí la experiencia fue agridulce: si la cárcel impresiona al entrar, el asilo entristece al salir, pero me encontré muy bien cantando para aquellas personas mayores que disfrutaron tanto de aquel rato de solaz musical. ¡Que gente tan agradecida! realmente me hicieron sentir que mi labor era útil. Para no obligarles a trasladarse (muchos personas tenían movilidad reducida) realicé tres actuaciones de veinticinco minutos en tres salas, empezando por la de la planta baja, para los usuarios del centro de día y continuando por las dos superiores donde están los ancianos más dependientes. Allí fueron muy bien acogidas canciones mías como Enriqueta, homenaje “gastronómico” a un personaje con el que sin duda se debieron sentir identificadas muchas señoras; o Mamá y yo, a cuya interpretación precedió de un popurrí de canciones dedicadas a la figura de la madre, coreado por un público diverso que agradeció que alternara en mi repertorio temas en castellano y en catalán. También me ayudó mucho todo el personal, unas enfermeras animosas que ponían el contrapunto jovial a la senectud de la audiencia. Mientras cantaba observé las complicidades que tenían con sus “viejecitos” y el afecto con el que los trataban. Al final del concierto les dediqué un póster que quedó ahí colgado en la entrada.

El balance de estas actuaciones lo considero positivo pero, por una vez, no lo valoro en el plano artístico sino que prevalece la satisfacción por haber hecho algo por unas personas a las que me consta que proporcioné unos momentos de felicidad que seguramente ya habrán olvidado y que yo siempre recordaré.

©Antonio Subirana

Toni Subirana celebra “30 años de canciones” con un concierto para recordar

Publicado el marzo 28, 2017

Noche de emociones en el estreno del recital antológico del cantautor en el marco de “Barnasants”

El pasado 10 de marzo Toni Subirana volvió a pisar el escenario de la barcelonesa sala Luz de Gas para presentar un concierto especial con motivo de los treinta años transcurridos desde la aparición de su primer L.P. El prestigioso festival “Barnasants”, el más completo de todos los consagrados a la canción de autor, acogió en su variada programación el estreno de este espectáculo en formato acústico que el cantante y compositor llevará en los próximos meses a diversos escenarios de nuestra geografía.

33641377236_21f3fffe1f_z

El festival “Barnasants” acogió la actuación de Toni Subirana. Foto: Irene López

32839132064_646313d88f_z

El cantautor interpretó algunos temas sólo con el acompañamiento de su guitarra. Foto: Irene López.

33525697702_01ddf19768_z

El cantautor desplegó su fuerza dramática. Foto: Francesc Isern.

La sala empezó a llenarse bastante antes del inicio del concierto de un público intergeneracional. Algunos asistentes iban a recordar las canciones de aquel primer disco de un lejano 1987 que se tomaba como punto de partida de la cita musical; otros a volver a escuchar su trabajo de poesía musicada que tanta huella ha dejado en las muchas poblaciones que el cantautor ha pisado en los últimos años; y otros acudían expectantes ante la promesa de algún estreno…a los tres segmentos del público contentó el artista que apareció en el escenario, vestido de negro riguroso, entonando Soy adicto, una optimista declaración de principios hecha canción perteneciente a su primer L.P. que  sonó igual de fresca que La primera vez…título de la añeja balada que puso tiernos los corazones tras los aplausos de bienvenida. Tras presentar a su acompañante, el pianista Pep Pladellorens, el cantautor manifestó, en su primera alocución de la noche, su agradecimiento al festival “Barnasants” por haber contado nuevamente con él y su alegría por volver a Luz de Gas (la sala de su barrio, dijo, haciendo un guiño a susincondicionales que saben que a dos pasos del local está el domicilio familiar en el que vivió el cantautor durante su infancia y su juventud y en la que compuso la mayor parte de las canciones que se disponía a rememorar aquella noche como Amores pasajeros, que presentó como una “historieta del ligue en estrofas a modo de viñetas” admitiendo que no tenía del todo claro si debía incluirla en el repertorio: “He pensado que ya no tenía edad para cantarla pero al final me ha convencido mi hijo diciéndome que él si tiene edad para escucharla”.  Luego vino Mi amor, mi amiga, mi todo, un tema de creación más reciente aunque la historia amorosa que relata  se inció también hace 30 años como se especifica en los primeros versos: “No imaginaba llegar aquí / aquel otoño del ochenta y siete” y que enlazó con otra pieza sentimental que nos habla de una pareja que ya ha llegado a las bodas de oro titulada Como ellos dos, un vals clásico que supuso la primera novedad de la noche y desató la primera ovación. No fue el único estreno de la noche, también cantó un emotivo tema dedicado a su padre, ausente aquella noche por problemas de salud, circunstancia que aumentó la intensidad del sentido soneto musicado titulado Un beso más.

33525652822_f693293471_z

El saxofonista Juan Mena colaboró en algunos temas. Foto: Irene López.

33552715261_c0aecbf36c_z

El maestro Pep Pladellorens acompañó al piano al cantautor. Foto: Irene López.

Entre los temas inéditos sonaron unos versos musicalizados de Narcís Comadira, en los que el artista dejó patentente sus dotes de “cantactor”, y una canción estrenada unos años antes en unas jornadas contra el racismo y la xenofobia, Amiga del sud, un tema a ritmo de son cubano compuesto a medias con el poeta Mique-Llluís Muntané presente en la sala y para el que Subirana pidió un aplauso. No faltaron algunos clásicos del repertorio del cantautor de los últimos tiempos como Fem un viatge sense cap raó, de su repertorio sobre poemas de Josep M. de Sagarra; Mamá y yo, que prologó musicalmente con un popurrí de canciones dedicadas a la figura de la madre coreadas por el respetable;  Por una tontería, un tema sobre las discusiones de pareja, medio dicha, medio cantada, mano a mano con el preciso acompañamiento del piano del maestro Pladellorens;  o Enriqueta, ese retrato de un personaje entrañable que pasó su vida entre los fogones que alimentaron la infancia del cantautor. También hubo espacio para una versión, en este caso de Je m’voyais déjà, un clásico poco conocido en España del repertorio de Aznavour, calificado por Subirana como “maestro de maestros”. Justificó la elección de la pieza aduciendo que esta canción –retrato a un personaje al que, tras treinta años de carrera, el reconocimiento del público le sigue siendo esquivo pero no por ello deja de creer en su talento– que muchos se toman como una autobiografía del cantautor francés de orígen armenio está en realidad más cercana a la historia de Subirana que a la de su propio autor. Fue también un homenaje a la canción francesa, un regusto que se dejó notar en algún otro tema como El amor en los tiempos del cole, muy aplaudid,o especialmente por un sector del público que compartía vivencias generacionales  con el protagonista de la noche.

33552652371_4d974c00e1_z

Noche para el recuerdo en Luz de Gas. Foto: Daniel Schmitt

En la tanda de bises fue el momento de recuperar la Balada para mi hermana que hizo derramar alguna lágrima; y de volver a cantar Las chicas de mi acera, la canción que supuso el lanzamiento del artista treinta años atrás.  ”Para mí fue la ilusión de escuchar por primera vez algo mío por la radio, recuerdo que teníamos tres o cuatro aparatos de radio con diferentes emisoras sintonizadas, repartidos estratégicamente por el piso para ir siguiendo la promoción” evocó divertido el cantante que contó en este tema con la colaboración del gran saxofonista Juan Mena, compañero de fatigas del cantautor desde los inicios. Una concesión a la nostalgia como lo fue la interpretación de Barcelona, Barcelona, a ritmo de rumba y en una nueva adaptación al catalán realizada expresamenre para este concierto antológico que dejó un buen sabor de boca y las ganas, por parte del artista, de llevarlo a otros escenarios tan cálidos como el de Luz de Gas en el que se vivió otra noche para recordar.

Toni Subirana saluda al puúblico al final del concierto.

Toni Subirana saluda al puúblico al final del concierto.

Toni Subirana presenta “30 años de canciones” en Barnasants

Publicado el febrero 17, 2017

El cantautor repasará 30 años de canciones (1987-2017)

en Luz de Gas (Barcelona) el 10 de marzo

Cartel Barnasants

Cartel Barnasants

IMG-20170228-WA0001.jpgwebEn diciembre de 1986 entré en un estudio de Madrid para grabar mi primer disco y en marzo del año siguiente lo presentaría en directo en La Cova del Drac de Barcelona. Tenía veintiún años y desde los catorce componía mis propias canciones por lo que la espera de siete años para poder escuchar grabadas en un álbum aquellas primeras composiciones se me había hecho interminable…Después de llamar a muchas puertas finalmente se me había abierto una grande. La discográfica Hispavox me ofreció un contrato para grabar mi L.P. de debut con el histórico productor Rafael Trabucchelli. Aunque muchos sueños de juventud (no todos) se han desvanecido desde entonces queda el trabajo de todos estos años: la publicación de unos cuantos discos más, muchos “bolos” y bastantes canciones…He pensado que sería una buena manera de celebrar estos treinta años con un concierto antológico, rescatando alguna de aquellas obras primerizas que quizá alguien recuerda como Las chicas de mi acera, La primera vez o Barcelona, Barcelona; mezclándolas con otras que llegaron después como Por una tontería, El amor en los tiempos del cole, Enriqueta o Mamá y yo; y sin olvidar mi trabajo de musicar poetas como Maragall, Neruda o Sagarra, que me ha dado muchas satisfacciones, principalmente la de llevar mi música a muchos rincones de nuestra geografía. Sé muy bien que buena parte del repertorio no ha tenido mucha repercusión y por ello no escondo el deseo de dar una segunda oportunidad a algunos temas que pasaron desapercibidos y a otros que quedaron inéditos. Creo también que esta mirada al pasado ha de servir para coger impulso y pienso que me lo puede dar el compartir con el público el estreno de algunos temas que quizá formen parte de un disco…¡en directo!. Como no se trata hacer sonar el repertorio tal como fue grabado en su momento he decidido presentar estas canciones prácticamente desnudas, acompañadas de la complicidad de un buen pianista, Pep Pladellorens, y de mi guitarra que es tal como las concebí.

Barnasants

Comprar entradas

Luz de Gas

Toni Subirana

Toni Subirana presenta “30 anys de cançons” a Barnasants

Publicado el febrero 17, 2017

Toni Subirana repassarà 30 anys de cançons (1987-2017)

a  Luz de Gas (Barcelona) el 10 de març

TONI_SUBIRANA

A finals de 1986 vaig entrar a un estudi de Madrid per enregistrar el meu primer disc que presentaria en directe el març de l’any següent a La Cova del Drac de Barcelona. Tenia vint-i-un anys i des dels catorze feia les meves pròpies cançons. L’espera de set anys per poder escoltar gravades en un àlbum aquelles primeres composicions se m’havia fet interminable. Després de trucar moltes portes  finalment se m’havia obert una de gran. La discogràfica Hispavox em va oferir un contracte i la gravació del meu L.P. amb l’històric Rafael Trabucchelli…Tot i que molts somnis de joventut se’n esvaït des de llavors (no tots!)…queda el treball de tots aquests anys: la publicació d’alguns discos més, molts “bolos” i unes quantes cançons…He pensat que seria una bona manera de celebrar aquests trenta anys amb un concert antològic, rescatant alguna d’aquelles obres primerenques que tal vegada us sonin, com Las chicas de mi acera, La primera vez o Barcelona, Barcelona; barrejant-les amb d’altres que van venir després, com Por una tontería, El amor en los tiempos del cole, Enriqueta o Mamá y yo; i sense oblidar el meu treball de musicar poetes com Maragall, Neruda o Sagarra, una  tasca que m’ha donat moltes satisfaccions com és la de portar la meva música a molts racons de la nostra geografia. Sé molt bé que bona part del repertori no ha tingut gaire repercussió i no amago el desig de donar una segona oportunitat a alguns temes que van passar desapercebuts o que, fins i tot, van quedar inèdits. Penso també que aquesta mirada al passat ha de servir per prendre impuls i crec que m’ho pot donar el compartir amb el públic l’estrena d’alguns temes que potser formin part d’un nou disc. Com no es tracta de fer sonar aquest repertori com va ser gravat al seu moment, he decidit presentar aquestes cançons pràcticament despullades, acompanyat de la complicitat d’un bon pianista, Pep Pladellorens, i amb la meva guitarra que és tal com les vaig concebre.

Barnasants

Comprar entrades

Luz de Gas

Toni Subirana

Toni Subirana cantarà Sagarra a Premià de Mar

Publicado el febrero 13, 2017

El cantautor celebra aquest any 2017 que en fa trenta de l’aparició del seu primer L.P. i amb aquest motiu farà algunes actuacions especials com el recital que farà a Premià de Mar dedicat als poemes que va musicar de Josep Maria de Sagarra.

Cartell Espai l'Amistat

Cartell Espai l’Amistat

Aquest concert té algunes particularitats perquè el cantautor farà un programa monogràfic dedicat al poet,a tal com ho va presentar l’any 1994, i comptarà amb la col·laboració especial dels rapsodes premianencs Dària Ferrandoi Joan Ramon que, en tractar-se d’una vila marinera com Premià de Mar, potenciaran el poemari Cançons de rem i de vela. El mestre Pep Pladellorens acompanyarà al piano les cançons i alguns recitats.

La cita és al Teatre l’Amistat de Premià de Mar el pròxim divendres, 17 de febrer de 2017 i le entrades ja són a la venda i es poden comprar aquí Teatre l’Amistat Comprar entrades

Programa TV especial “Toni Subirana canta Josep M. de Sagarra

Recordant Salvador Escamilla presentant “Toni Subirana canta Josep Maria de Sagarra”